Contacto MascotaModa Wathsapp 0995609758 Numero de telefono MascotaModa(02) 5 00 80 60   Facebook MascotaModa   

Cart 0

Compras MascotaModa

No hay productos en su carro.

¿Se puede comparar el amor a un perro al amor a un hijo?

Evidentemente, tener y criar a un hijo, no es comparable a proteger y adoptar un perro. Pero es indiscutible que los perros son miembros de la familia, seres de apego y amor con quienes creamos un lazo muy fuerte sentimental, comunicacional y de responsabilidad.

En los últimos meses, hemos visto algunos videos donde los padres abandonan niños, y después te preguntan o te dicen que si no lo haces con tus hijos, por qué los haces con los perros.

Es una realidad, el abandono de perros aumenta y aumenta. Escuchar historias de perros encontrados amarrados al borde de una carretera es algo cada vez más común. 

Comparar esta realidad con el abandono de un niño, es tal vez desmesurado, pero es una herramienta artística chocante para crear conciencia de la gravedad del problema del abandono, y entender que una vez que entras en el compromiso de proteger una vida, debes asumirlo hasta el final.

Es preferible que los futuros adoptantes de perros, duden, piensen, reflexionen y se cuestionen, antes de tomar una decisión apresurada sin tener toda la información necesaria para aceptar que la hermosa experiencia de tener un perro en la familia, está acompañada de un compromiso moral sin fecha de vencimiento.

Adoptar un perro es un compromiso en muchos aspectos, son obligaciones que duran por varios años y no podemos desistir de ellas a medio camino.

ADOPTAR UN PERRO DEBE SER UN ACTO REFLEXIONADO.

¿Pero entonces, en qué se parece el amor a un hijo al amor a un perro?

Pues se parecen en eso, en que es amor, y el amor es único e universal. Es fuerte, incontrolable y el sentimiento más placentero que siente un humano. También nos lleva a los dolores emocionales más fuertes que podemos sentir.

La vida junto a un perro es excitante, palpitante, una fuente inagotable de felicidad, y también tiene sus sufrimientos, estrés y angustias. 

Entonces sí que podemos comparar el amor. Se ama a los padres, se ama a los hijos, se ama a los familiar y por supuesto…. Se ama a un perro. 

Productos Nuevos